El Grito Sordo

En este apartado os vamos a compartir un articulo publicado en laopinion.es que habla sobre el gran humorista y pensador Igntius Farray y sobre su acto reflejo ya famoso: el grito sordo.

El grito sordo de Ignatius
EL GRITO SORDO

El grito sordo de Ignatius (laopinion.es)

El humorista tinerfeño de la Paramount Comedy trae esta noche a la terraza Isla de Mar uno de sus monólogos

G. REDONDO «Si todos nosotros en cualquier momento de una conversación diaria metiéramos un grito sordo el mundo sería un lugar mejor», afirma Ignatius Farray, álter ego de Juan Ignacio Delgado Alemany. Este humorista tinerfeño lleva 10 años haciendo reír con su grito sordo que intercala en sus monólogos ácidos, obscenos y escatológicos.

Esta noche en la santacrucera Isla de Mar, a partir de las 21:30 horas, el grito sordo de Ignatius Farray servirá de pistoletazo de salida para un monólogo en el que hablará de la situación actual, de Wikileaks y los ecuatorianos. Bin Laden, Barack Obama y el sistema capitalista serán otros de los temas que trate esta noche y el grito sordo será el pegamento que unirá todos esos retales dispuestos para hacer reír al público isleño.

El nombre de Ignatius lo cogió del protagonista de La conjura de los necios, la primera novela que se leyó animado por su profesor de música del instituto, Agustín Miranda, que cariñosamente lo llamaba Ignatius. Y su apellido escénico es el segundo apellido de su padre. De su época de instituto nació su seña de identidad, ese grito sordo le vino como tic cuando tenía 13 o 14 años, con el que más de una vez llegó a desencajársele la mandíbula. Y ya metido en la actuación, tal vez, «por ansiedad», cuenta, abría la boca y a la gente le hacía gracia y se reía más de eso de que tenía escrito, recuerda Farray.

El monólogo de esta noche lo abrirá contando que en 10 años de profesión no se le ha ocurrido nada mejor. Este reírse de sí mismo lo ayuda a lanzarse a horas de locura en el escenario. Después de 10 años pisando infinidad de bares, locales y algún teatro, reconoce que «no se aprende mucho, no he avanzado», dice entre sonoras carcajadas. Farray define su comedia como chimichera, barrio del municipio tinerfeño de Granadilla del que es natural, aunque vive en Madrid. «En Chimiche yo quedo como él normal», asegura entre risas. Aunque sus monólogos son un salto al hacia el otro lado del mundo «normal», de ese que están acostumbrados a ver los seguidores de El club de la comedia.

A Ignatius Farray le encanta subirse al escenario a provocar pero no cree «que haya que provocar por provocar» y comenta que la «gente ta da la oportunidad de saltarte los límites porque están cansados de los clichés» e Ignatius Farray se los salta con cada monólogo. Tienes que «aprovechar esa complicidad del público para envalentonarte y lanzarte más allá de la comedia», señala.

Es de los humoristas que piensa que «un cómico tiene el privilegio de poder pasarse de la raya y empezar a pisar un terreno que no puede pisar a diario» pero «hay daños colaterales», comenta, y vuelven las risas. Y tras esa raya imaginaria esperan todas las provocaciones de Ignatius. Se puede llamar provocación, transgresión u obscenidad, incluso, pero todo eso está basado en saber dónde están los límites y saber cruzarlos sin miedo. Esa provocación no busca molestar a nadie, aunque en ocasiones lo haya hecho, son esos daños colaterales. Farray recuerda como el año pasado en el Cine Víctor de la capital tinerfeña varios asistentes se fueron a mitad del monólogo y llamaron a la policía que lo esperaba a la salida de su actuación. Otra vez lo esperó la policía, pero en esta ocasión fue para escoltarlo a la salida del local porque había varios skinheads entre el público con actitud provocadora.

Farray critica que no haya espacios para proyectos arriesgados. «En televisión lo que pasa es que se subestima a la gente, presumen de saber lo que le gusta a la gente pero esconden el miedo a correr riesgos, señala este cómico que afirma que fue a estudiar a Madrid como excusa para ver a sus ídolos Faemino y Cansado. Una locura que le permitió además de tener una carrera practicar su grito sordo, su mayor provocación. Y tranquilos Ignatius Farray hoy irá vestido.

_______________________

TU, MALDITO LECTOR PEDANTE (si, si, te hablo a ti…). Si crees que sabes más cosas sobre Ignatius Farray y el Grito Sordo que nosotros, explícanoslo. Envíanos un mail y ayúdanos a completar los apartados de esta web dedicada a la nación de La República Dictatorial de Moderdonia. Hazlo o te piso el cuello…

Email: lavidamoderna1@gmail.com

________________________

PD: Aquí os dejamos el enlace a la camiseta de «IGNATIUS ROJO». Una camiseta con alma, una camiseta que expresa la comedia del drama… Ponte-la para que las gentes se compadezcan de ti. Clica la imagen y cómprate una camiseta…

Camiseta Igantius Farray Rojo      Sudadera ignatius farray rojo

También puedes apoyar comprando cualquiera de las camisetas de el GRAN IGNATIUS FARRAY con los enlaces de las imágenes siguientes:

Camiseta Igantius Farray Rojocamiseta mujer el fin de la comediaSudadera ignatius farray rojoCamiseta el fin de la comedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *